¿Es bueno beber agua en ayunas?

Son muchos los beneficios de beber agua. Además de depurar toxinas, es un gran método para cuidar nuestra piel y combatir la retención de líquidos.

Beneficios de beber agua en ayunas

Favorece la eliminación de las toxinas y su expulsión a través de la orina.
El agua activa el metabolismo para que funcione el resto del día.
Minimizar los efectos nocivos de sustancias como el alcohol, el tabaco o las grasas.
Ayuda a mantener la elasticidad de la piel y previene el envejecimiento.
Es un hábito ideal para aquellas personas que quieran bajar de peso ya que además de ayudar a limpiar toxinas, quema las grasas y aumenta la sensación de saciedad.
Mantiene la salud de los órganos internos, mejora el tránsito intestinal y ayuda a controlar la hormona del estrés, el cortisol.
Combate el estreñimiento, ya que estimula el movimiento intestinal.
Reduce el nivel de acidez de estómago.
Favorece el equilibrio de temperatura corporal.
Actúa como un lubricante para los músculos y las articulaciones.

¿Cómo beber el agua por la mañana?

Según Carmen García Torrent, nutricionista y licenciada en Ciencia y Tecnología de los alimentos, lo recomendable es tomar uno o dos vasos de agua en ayunas, y luego seguir tomando agua durante el resto del día hasta llegar a los dos litros.

Después de la ingesta del líquido, hay que esperar diez minutos como mínimo antes de desayunar para que haga los efectos en el cuerpo.

La “Terapia de agua” de los japoneses

Japón es uno de los países más populares en cuanto al consumo de agua con el estómago vacío. Los japoneses siguen lo que se conoce como “terapia de agua”, y aunque no hay estudios científicos que lo verifiquen, la Asociación Médica de Japón dice que este tratamiento conocido como la “Terapia de agua” es efectivo para numerosas enfermedades.

Pero… ¿en qué consiste esta terapia?

Al despertarse hay que tomar 4 vasos de agua, incluso antes de cepillarse los dientes.
No se puede tomar nada hasta 45 minutos después de haber ingerido el agua.
Pasado este tiempo, puedes comer y beber de forma habitual.
Después de desayunar no se puede comer ni beber nada hasta dos horas después. Tampoco después de la comida ni la cena.
El agua debe estar a temperatura ambiente o tibia.
¿Puede el agua tener efectos negativos en la salud?

La sed es un reflejo de deshidratación, es por ello, que se aconseja no esperar a tener sed para ingerir agua.

No obstante, Carmen García Torrent advierte que ingerir mucha agua también es malo para la salud, ya que afirma que “al orinar no sólo se elimina agua, también se pierden sales minerales. Si se bebe mucha agua se hace trabajar al riñón más sin necesidad”.

 

Descubre Espressa, una de las mejores marcas en dispensadores de agua purificada.

Mi carrito
  • No hay productos en el carrito