Amor por el café y la tierra

Lavazza y su compromiso con el planeta: café de “Deforestación Cero” en Etiopía

Lavazza, manteniendo su compromiso con el planeta, inicia grandes proyectos de reforestación, uno de los problemas medio ambientales más notorios, a través de su Fundación en Etiopía y Perú.

Coincidiendo con el Día de la Tierra, Lavazza ha presentado algunas de las iniciativas que está llevando a cabo en materia de medio ambiente. Concretamente, se ha centrado en la reforestación, que sin lugar a duda necesita la acción global y urgente de todas las partes implicadas; y más aún de aquellas cuyo producto viene directamente de la tierra, como es el café.

Asimismo, la Fundación Lavazza brinda apoyo y financia, junto a organizaciones públicas y privadas, 24 proyectos en 17 países de 3 continentes, a favor de más de 97.000 cafeteros. Yendo más lejos, en los últimos años podemos vislumbrar un aumento de dichos esfuerzos mediante otras iniciativas relacionadas con la reforestación. En ese sentido, la fundación está en estrecha colaboración con organizaciones no gubernamentales así como con instituciones reconocidas internacionalmente.

Lavazza está activa con iniciativas agrícolas en Etiopía y Perú, y con proyectos de sostenibilidad en Cuba, Colombia, República Dominicana y Haití, donde este problema también hace huella. Mediante este tipo de planes, la Fundación Lavazza ha logrado plantar más de 15 millones de cafetales en los últimos cinco años.

Si nos trasladamos a Etiopía, el mayor productor de café africano, Lavazza está amparando un proyecto de 3 años que lanzó en 2019 para reavivar la producción de café de “deforestación cero” en la Reserva de la Biosfera Yayu de la UNESCO, en la región de Oromia. El plan se está implementando en colaboración con la Fundación Hanns R. Neumann y la Iniciativa Internacional sobre el Clima Del Ministerio de Medio Ambiente alemán.

¿El objetivo? Desarrollar y fomentar un modelo de cultivo de café en terrazas para ayudar a mejorar la situación socioeconómica de 3.000 familias caficultoras; al tiempo que se pone freno al avance de la deforestación y se contribuye a la protección de los bosques y la restauración del paisaje forestal. Para ello, en 2018 se plantaron un total de 29.000 arbustos.

Estos cultivos de café se hallan cerca de las casas, en las áreas de transición entre las zonas urbanizadas y el bosque, y desembocan en la plantación de árboles frutales para poder crear la sombra requerida por los arbustos de café. “De esta forma, los agricultores no solo tendrán tierras aptas para el cultivo del café, sino que también se convertirán en productores de otras frutas, lo que aumentará sus ingresos”.

A corto plazo, el propósito es capacitar a más de 2.000 productores de café para que conozcan prácticas agrícolas que aseguren una mayor capacidad de recuperación ante el cambio climático.

Noticia publicada el 23 de abril 2020 en Hostelvending.com

Mi carrito
  • No hay productos en el carrito