Los “Progrifos” triunfan en Andalucía

Cádiz y Córdoba lideran la campaña que ha puesto el punto de mira en la calidad del agua del grifo como garantía de salud, calidad y lucha contra el cambio climático. La campaña a favor del agua de grifo, denominada «progrifo», ha sido desarrollada por la Asociación Española de Operadores de Abastecimiento y Saneamiento Público de Aguas (Aeopas).

Beber agua es un acto ecológico, además de sano y solidario. Así lo quieren hacer ver desde Cádiz y Córdoba, donde las campañas a favor del agua pública se han consolidado con éxito.

El Ayuntamiento de Córdoba ha sido el primero en apoyar esta defensa del agua pública, disponible para la ciudadanía sin residuos, igual que el agua embotellada.

La campaña agua del grifo se basa en tres pilares fundamentales; el primero es que en todos los espacios públicos municipales se consuma el agua de todos, es decir, el agua de la empresa pública que la abastece. El segundo pilar se centra en la distribución a nivel local de las botellas serigrafiadas con la nueva imagen de Córdoba para fomentar el consumo responsable de un elemento natural, escaso y valioso. El tercer pilar se basa en la hostelería, a través de la entrega a bares y restaurantes adheridos a la campaña de unas jarras con el mismo diseño que la botella para que ofrezcan a su clientela agua de grifo en lugar de agua embotellada.

A esta campaña se ha sumado otra gran empresa: Aguas de Cádiz. Los propósitos de Aguas de Cádiz son involucrar a la sociedad no sólo en la recepción de información, sino también hacerla partícipe del proceso que consiga mejorar la aceptación de decisiones, que provocará una mayor sensibilidad

El eje central de la campaña «progrifo», consiste en “vestir de gala” el agua que es de todos. Para ello, crearán una botella con una serigrafía alusiva a Cádiz para servir y consumir agua del grifo, explican los promotores.

Una de las acciones llevadas a cabo ha sido la realización de una cata de agua en la que Aeopas instaló un pequeño puesto de aguas en el centro de Cádiz, con dos envases idénticos de cristal: en uno puso agua del grifo, y en otro agua embotellada. El objetivo de la cata era mostrar a los ciudadanos que no hay diferencias entre el sabor de una y otra agua. Sin embargo, sí presenta diferencias en el precio, ya que por cada litro de agua embotellada se podrían consumir hasta 1.000 litros de agua de grifo.

Mi carrito
  • No hay productos en el carrito