Lavazza y la Trienal de Milán se unen por el diálogo entre hombre y naturaleza

Arte, ciencia, naturaleza: una mezcla que puede movilizar a las personas y reconectarlas con el medio ambiente, provocando una preocupación sana por el futuro del planeta. La asociación anunciada entre Lavazza y la Trienal de Milán, una de las instituciones culturales más prestigiosas del mundo, reúne todos los lenguajes artísticos contemporáneos, desde el diseño, la fotografía, la moda, la arquitectura hasta las artes visuales.

“Estamos orgullosos de poder apoyar a una de las mejores instituciones culturales italianas, como la Trienal de Milán, que desde 1923 ha reunido a todos los lenguajes artísticos contemporáneos, en un diálogo constructivo entre arte y diseño, creatividad y tecnología, tradición e innovación. Una asociación estratégica para Lavazza, porque encaja con el compromiso de la promoción de las artes y los lugares donde la cultura cobra vida. Una colaboración que apreciamos porque va en la dirección, que es importante para nosotros, de un arte positivo y sostenible, que es capaz de dejar huella e inspirar a las personas a un compromiso directo para la preservación de la tierra”, ha declarado Francesca Lavazza, miembro de la Junta de la Compañía. “En particular, me impresionó e inspiró personalmente la exposición “La Nazione delle Piante”, una exposición poco convencional, capaz de invertir las perspectivas, que me hizo entender que en realidad no son los hombres quienes dejan el espacio para las plantas, sino las plantas – con su inteligencia ambiental y no depredadora – dejan espacio a los hombres”.

La Tierra está dominada por las plantas, que constituyen el 95% de la biomasa y que, – a pesar de no tener un cerebro, pero si millones de receptores – se alimentan, crecen, se reproducen y se defienden con soluciones inteligentes, energéticamente eficientes y no agresivas para el ecosistema. La exposición “La Nazione delle Piante”, cuenta una experiencia inmersiva, con contenidos multimedia, la sorprendente inteligencia de las plantas y todo lo que los hombres deberían aprender del mundo de las plantas.

Un curioso ejemplo de colaboración entre el mundo vegetal y el animal proviene de la planta de café, que es capaz de percibir la capacidad de polinización de los insectos y regular la cantidad de cafeína en el néctar. Cuanto mejor es el insecto, mayor es la cafeína liberada por la planta, para activar el cerebro del pequeño animal e inducirlo a volver.

Lavazza lleva años promoviendo la combinación de arte y naturaleza, diseñada para reconstruir la relación entre el hombre y el medio ambiente y preservar la tierra.  También el calendario “Good To Earth” se coloca, con su lenguaje contemporáneo y poco convencional, tras el arte positivo: las tomas de Ami Vitale y las instalaciones del arte de la naturaleza cuentan la buena noticia para la tierra; proyectos virtuosos de reforestación, protección de la biodiversidad, conversión de áreas industriales en áreas verdes que representan ejemplos virtuosos de quienes personalmente están involucrados en la protección del medio ambiente.

Mi carrito
  • No hay productos en el carrito