España atrapada en la sequía

Camiones cisterna en muchos pueblos de Galicia, desaladoras funcionando a todo gas en Murcia, el trasvase del Tajo paralizado desde mayo o restricciones en los regadíos de medio país son sólo alguno de las consecuencias que está dejando la falta de agua en nuestro país.

La sequía y la falta de agua en los embalses se han instalado en España, pero la situación podría complicarse todavía más. La causa inicial de toda sequía es la escasez de precipitaciones (sequía meteorológica), lo que deriva en una insuficiencia de recursos hídricos (sequía hidrológica). Cuando la escasez hídrica incide en la agricultura y en la actividad humana y económica se puede hablar de sequía agrícola y socioeconómica.

Según los datos de Aemet (Agencia Española de Meteorología), el año hidrológico se ha cerrado con 551 litros por metro cuadrado, lo que representa casi un 15% de déficit respecto a la media histórica (1981-2010), que está en 648 litros por metro cuadrado.

Actualmente, los pantanos en el país están un 40% por debajo de su capacidad, un porcentaje muy bajo que no se registraba desde 2006. Los pantanos tienen tres usos fundamentales en España: para el consumo de las zonas urbanas, para la agricultura y para generar electricidad.

Según el pronóstico de Aemet, las lluvias de otoño no permitirán suplir la escasez de agua en España. “Provisionalmente, podría decirse que este mes de septiembre ha sido el más seco en lo que llevamos del siglo XXI”, afirma Aemet.

Mi carrito
  • No hay productos en el carrito