Ahorraríamos 11 mil millones de litros de agua si todos bebiéramos agua del grifo

Llega el calor, y con él la sequía y el aumento del consumo del agua. La falta de lluvia afecta también a la agricultura, que sufre pérdidas millonarias debido al efecto de la sequía sobre los cultivos.

Todos sabemos que, para ahorrar agua, tenemos que cerrar el grifo cuando nos cepillamos los dientes, ducharnos en lugar de bañarnos, utilizar lavavajillas y lavadoras llenos y así sucesivamente.

Sin embargo, nadie nos habla del coste que supone producir una botella de agua. Para producir la cantidad de botellas que una persona bebe en un año se necesitan 186 litros de agua.

“Para embotellar un litro de agua mineral hacen falta tres o cuatro de agua corriente”, afirma Peter Gleick, experto en agua del Instituto del Pacífico de San Francisco y autor del libro Bottled and Sold (Embotellada y vendida).

A todo esto, hay que sumarle también los costes energéticos. Para producir las botellas de plástico (PET), se necesita petróleo. Tal y como comenta Gleick, si contamos el material, producción, transporte y la refrigeración de las botellas, todo junto, en embotellar un litro de agua se gasta hasta un cuarto de litro de petróleo.

Para reducir la sequía y la falta de agua debemos cambiar los hábitos de consumo, bebiendo agua del grifo en lugar de agua embotellada.

Existen alternativas para seguir bebiendo un agua de calidad sin perjudicar al medio ambiente, como por ejemplo el agua microfiltrada o osmotizada, que nos permite obtener un agua filtrada directamente del grifo lista para su consumo.

El agua microfiltrada pasa por un sistema de tratamiento que permite reducir el cloro, retener las partículas y los diferentes parásitos. Garantiza la higiene de agua e impide la proliferación bacteriana. Este sistema proporciona un agua segura, sin oxidantes y de buen aspecto.

El agua osmotizada recibe un sistema de tratamiento con tecnología ósmosis para dispensar un agua ligera de mineralización débil. Permite reducir el cloro y todo tipo de contaminantes e impurezas presentes en el agua. Además, proporciona un agua de calidad superior a la del agua embotellada mineral y tratada.

Por tanto, con el agua filtrada tendremos un agua pura y saludable y contribuiremos a ayudar al medio ambiente con el ahorro del agua, la eliminación del uso de envases, así como del transporte y del almacenamiento.

Mi carrito
  • No hay productos en el carrito