Adiós a los envases de un solo uso en 2030

Después de la normativa de prohibir las bolsas de plástico, la Comisión Europea (CE) quiere aplicar nuevas medidas para reducir los residuos de plástico e incentivar el reciclaje. En 2030, es decir, dentro de 12 años, todo el plástico que se produzca y se utilice en Europa tendrá que ser plástico que pueda reciclarse y reutilizarse. Cada año, los europeos generamos más de 25 millones de toneladas de residuos de plásticos, pero sólo el 30% se reciclan. El resto, se incinera o acaba en vertederos o en el mar.

Los envases de un solo uso, que han multiplicado en poco tiempo el volumen total de residuos, son muy perjudiciales para el medio ambiente. Además del coste de recogerlos, hay que sumarle el coste que supone la incineración. Dejar de reciclar un millón de toneladas de plástico equivale, en ahorro de combustible y contaminación, a sacar de la circulación un millón de coches.

Es por ello que Bruselas considera que ha llegado la hora de actuar; primero, para mejorar la salud e impedir que todos estos plásticos lleguen al agua y a la cadena alimentaria, y segundo, para fomentar un modelo de negocio más circular. El eje de la propuesta es conseguir que todos los envases de plástico, que suponen dos tercios de los residuos plásticos, sean reciclables o reutilizables dentro de 12 años, y aumentar para entonces la tasa de reciclaje al 55%.

El plan recoge nuevas medidas para fomentar el uso de envases reciclables y reutilizables, como por ejemplo, poner etiquetas en los plásticos biodegradables para que los consumidores puedan elegir a la hora de comprar unos u otros.

Actualmente, se calcula que el 90% del valor del plástico se pierde tras un uso muy corto del mismo y únicamente se retiene el 5%, lo que significa que existen pérdidas anuales de entre 70.000 y 105.000 millones de euros.

Mi carrito
  • No hay productos en el carrito