5 consejos sencillos para mejorar el sabor de tu café

Te damos cinco sencillos trucos para que disfrutes de una taza de café sin tener que salir de casa. Extraídos del libro que acaba de aterrizar en España, El arte del café (Lunwerg), de Sebastien Racineux y Chung-Leng, estos consejos te ayudarán a preparar un café mejor.

1.  MUÉLELO EN CASA

Si puedes, es mejor que lo muelas en casa. El café molido se conserva peor que en grano. Al ser molido, se libera CO2 (un conservante natural) y se acelera la oxidación de los aceites esenciales aromáticos del café y de otros compuestos.

Además, el hecho de moler el café en casa permite que se pueda elegir la finura de la molienda y se pueda adaptar a cada método de preparación. Por ejemplo, para cafeteras de émbolo lo adecuado es dejarlo molido como sal gorda; para las eléctricas, como azúcar en polvo, y para las italianas, como sal fina.

2. ELIGE LA TAZA ADECUADA

El café se puede servir en muchos formatos, desde pequeñas tazas hasta grandes vasos para llevar. Según los expertos, el espresso debería tomarse en una taza de porcelana de unos 6cl. para liberar los aromas lo mejor posible.

Para el café con leche, es más aconsejable un tazón de 50cl., para el cortado, un vaso de 9cl. y para el cappuccino, una taza de entre 15 y 18 cl.

3. TIEMPOS DE CONSUMO

No todos los cafés conservan su sabor óptimo durante el mismo tiempo. El espresso, por ejemplo, se prepara rápido y debe beberse rápido, en los cuatro minutos siguientes a su preparación.

En el caso del café preparado en cafetera eléctrica de filtro, lo ideal sería beberlo nada más prepararlo o ponerlo en un termo y conservarlo entre 20 o 30 minutos. Pasado este tiempo, el café se oxida y empieza a deteriorarse.

4. DONDE GUARDAR EL CAFÉ

Para conservarlo lo mejor posible hay que tener en cuenta que, ya sea en grano o molido, no le sientan bien ni las temperaturas elevadas, ni la humedad, ni la sequedad excesiva, ni la luz ni el oxígeno (cuanto más en contacto con el aire esté, antes se deteriora).

Por lo tanto, un armario es el mejor lugar para guardarlo. En caso de que el paquete no tenga un buen cierre, lo mejor es ponerlo en un recipiente hermético. No es bueno conservarlo en la nevera, ya que el café, al ser un elemento poroso podría absorber olores y humedad.

5. HAZ ALGÚN DIBUJO CON LA LECHE

La presentación es una parte importante del café. Aprende a hacer algún dibujo sencillo que convierta tu café en algo más especial. Por ejemplo, puedes aprender a hacer un corazón, que es una de las figuras más sencillas: con la taza un poco inclinada, se empieza a verter la leche apuntando al centro, efectuando a la vez un movimiento circular hasta que la taza esté llena y con una mancha blanca de espuma en el centro.

Mi carrito
  • No hay productos en el carrito